miércoles, 19 de octubre de 2011

LOS PRIMEROS SIETE AÑOS DE LA VIDA DEL NIÑO


Primer Septenio

En los primeros siete años de vida el niño aprende principalmente por imitación. Todo lo que acontecen su entorno y pueda ser percibido por sus sentidos el niño lo aprende, ningún sermón racional influye en los niños, sino lo que los adultos hacen ante sus ojos, por esto el adulto que acompañe al niño debe ser un ejemplo digno de ser imitado, en esta etapa el niño experimenta que el mundo es "bueno".
En la más temprana infancia el niño desarrolla tres facultades que serán la base de cualquier aprendizaje posterior: aprender a andar, a hablar y pensar, cualidades exclusivas del ser humano que son la base de cualquier desarrollo y aprendizaje posterior. Durante toda la vida, pero en forma especial en los tres primeros años la actividad motora tiene una influencia formativa sobre el cuerpo y contribuye en los bases para un sano desarrollo de las facultades cognitivas.
En Kindergarten los niños a través del juego y los cuentos de hadas desarrollan su creatividad, comprenden la naturaleza y se acercan a tradiciones y experiencias culturales propias de nuestro país formando de esta manera la base para el conocimiento del mundo. Para el niño pequeño el juego significa percibir por todos los sentidos y por su cuerpo pudiendo dominar el movimiento corporal, ser activo, tener conciencia del equilibrio, percibir a través de un tacto delicado y de un olfato sensible.
Los medios educativos en esta época se entregan a través de un ambiente de cobijo, donde canciones infantiles, sonidos, telas, juguetes y olores los envuelven día a día y experiencias con la naturaleza a través de salidas a cosechar para vivenciar el otoño, celebrando la fiesta de la primavera, haciendo paseos y caminatas en un entorno natural, ejemplos como los antes nombrados hacen que los niños puedan "comprender" el mundo.
Tomado del web del Colegio San Cristobal de Chile

Fuente: www.lacasitadejuegos.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario